Botox para el cabello

Ciudad de México, México.- El verano supone un verdadero respiro en nuestras agendas, pero se convierte en una verdadera lucha para nuestro cabello. Tras el periodo estival, el pelo se presenta dañado por el sol, el salitre y el cloro.

Deshidratado, sin brillo, reseco, quebradizo, encrespado, fosco y con el color alterado son algunos de sus síntomas.

Para contrarrestar estos efectos, Lluís Llongueras recomienda su mítico reparador de puntas, un tratamiento intensivo de última generación que combina la alta tecnología con la eficacia de los ingredientes naturales.

Ante este panorama, la obsesión de la mujer es recuperar la salud y el color del cabello lo antes posible. Según el experto Michel Meyer “el pelo más dañado es aquel que fue a la playa con algún tratamiento químico, es decir coloreado o con mechas”.

Como el daño ya está hecho, lo más importante es repararlo. Para ello, Michel Meyer propone “sanearlo con un corte y aplicar un tono de color idéntico a la base, es fundamental evitar las decoloraciones agresivas”.

Adrien Palma, estilista de Black&White Peluqueros, propone un tratamiento capilar con toxina botulínica para devolver la salud al cabello.

Hasta ahora, se conocía la famosa toxina botulínica como un potente tratamiento utilizado para atenuar las arrugas del rostro y lucir radiante a cualquier edad.

También es conocida para eliminar los problemas de la sudoración excesiva, lo que se llama hiperhidrosis. Sin embargo, hoy “la popular neurotoxina empieza a aplicarse en el cabello con el fin de que luzca radiante y reestructurado”, explica Adrien Palma.

Se trata de un tratamiento que regenera la fibra capilar dando al cabello una hidratación externa profunda, además de aportar nutrición y brillo. Este revolucionario tratamiento no solo devuelve la vida al cabello sino que lo rejuvenece y fortalece gracias a su alto contenido en vitaminas, que produce mayor efecto en cada aplicación.     

DERMIS DESHIDRATADA

Con tantos planes y una ajetreada agenda, se ha pasado por alto mimar y cuidar la dermis como se merece y se ha deshidratado. Es el momento de ponerse manos a la obra y practicar un ritual de nutrición completo.

Para el rostro, resultan imprescindibles unos sencillos gestos. Limpieza, exfoliación e hidratación. Por la mañana, después de la leche limpiadora, es necesaria una crema reparadora que hidrate, relaje y alise las líneas de expresión. Con la hidratante, la piel estará protegida y lucirá más bonita. Por la noche, es fundamental aplicar un producto que regenere el cutis tras un día de actividad.

El contorno de los ojos y de los labios son las zonas del rostro que más sufren los excesos. Por ello, en necesario productos específicos para combatir los signos de cansancio, así como las pequeñas arruguitas.

En el mercado existen productos ricos en extractos de alga parda y roja de la Bretaña que estimulan el metabolismo energético celular, además de refrescar y reafirmar la piel.

Tras la ducha, el primer paso de higiene diaria, los expertos recomiendan retirar la humedad de la piel con una toalla, sin necesitad de frotar fuerte, y aplicar los productos necesarios para conseguir una silueta más firme y equilibrada.

Primero se extenderá una hidratante por todo el cuerpo y a continuación, si es necesario, productos que actúen concretamente sobre la celulitis, la flacidez o las estrías.

Los pies también sufren los estragos del verano, concretamente por el uso de sandalias. Para recuperar su salud, el ritual pasa por una exfoliación, con el fin de eliminar las células muertas de la piel, y después aplicar una mascarilla de cuidado intensivo e hidratante para pies cansados y secos.

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*